Como empezar algo que sabes de igual manera que va a terminar

Ok, ok…

Acabemoslos a todos, uno a uno, miembro  a miembro, no debe haber oposicion, solo sangre en la tierra.-AUV

post

Estos nuevos tiempos, usualmente llamados como frenéticos, día tras día imponen una búsqueda a quienes habitamos.

Algunas personas se enfocaran en la búsqueda de dinero, otros en la búsqueda del amor eterno, otros escudriñan el halito creativo, otros la superación personal, algunos anhelaran el consuelo divino y otros simplemente luchamos por un sentido. Construidos como maquinas programadas para avanzar en búsqueda de  un destino,  al que llamamos finalidad, y al que confundimos como felicidad, avanzaremos por la vida hasta el desenlace en el lecho de muerte.

Hoy el espacio vacío, que tengo enfrente, nuevamente me desliza a escribir sin respuestas. Nuevamente me enfrento a las estructuras lexicográficas, a tratar de monetizar el soliloquio que me acompaña por siempre. Finalmente reconozco que la vida nunca traerá consigo un espacio cierto donde discutir ciertos temas que por lo fútiles o ridículos solo podrán ser vomitados ante la hoja en blanco del procesador de texto. Aquellas expresiones ingeniosas, agudos comentarios y mordaces acotaciones, que durante décadas se forjaron, que esperaron durante mucho tiempo el momento oportuno de ser espetadas oportunamente en conversaciones casuales nunca tendrán oportunidad en el lenguaje cotidiano del habla. Hoy con la única finalidad de evitar que todo aquello que he construido se muera en soledad esperando oportunidades, debo plasmarlas en este blog.

Sera un trabajo permanente, recurrente y absurdo, el buscar temas cotidianos respecto de los cuales escribir. Parto de la idea que se necesita una voz respecto de lo cotidiano, de lo mundano y banal, una voz que plasme todo cuanto sucede antes que desaparezcan del tiempo.

El registro literario, que dejaremos para el futuro, no puede ser el mundo bajo filtro del instagram, o el caluroso sentimiento de compañía y seguimiento del Facebook. No, el registro literario, debe contener también el mundo simple y común del corregimiento, de la vereda y del barrio. De la lucha diaria de la gente por necesidades sencillas, del sentimiento de congoja ante la buseta que se escapa sin hacer la parada, de la chucha infectada que marca con su hedor y del corte de pelo irregular del barbero de la esquina.

No es realismo social, no es realismo mágico, no es realismo. Es la crónica simple, desmenuzada del día tras día, del mundo que se imbuye en la red informática..

TLDR: Empecemos a escribir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s